Plantas medicinales en casa

Sus principios activos pueden destruirse si no se preparan de la manera adecuada. Por eso es importante saber cómo manipular los preparados de plantas medicinales
Autor/es: María José Alonso
Actualizado el 16/04/2010
Índice
  1. Infusión, la forma más popular
  2. Decocción
  3. Maceración
  4. Otras preparaciones
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Fitoterapia
 

Infusión, la forma más popular

Consiste en una extracción acuosa de los principios activos de las plantas. Se prepara calentando el agua hasta que hierva y vertiéndola, una vez retirada del fuego, sobre la planta o mezcla de plantas troceadas o las típicas bolsitas de infusión (que hacen de filtro). A continuación se tapa y se deja reposar, colando luego el líquido o retirando la bolsita antes de tomarla.

Este método es válido para preparar las partes más delicadas de las plantas, como las flores, las hojas, los tallos jóvenes, y también ciertas semillas o frutos, como por ejemplo la manzanilla, la melisa, la flor de malva, la tila y el té verde. Debes tener en cuenta también que todas las plantas aromáticas (el anís, el tomillo, la menta…) deben prepararse de esta forma para evitar que los aceites esenciales que les proporcionan su característico aroma se alteren o se evaporen.

No es aconsejable tomar infusiones que se hayan preparado 12 horas antes o más.

El tiempo de reposo varía de una planta a otra pero generalmente oscila entre tres y cinco minutos. Cuanto más delicada y más finamente cortada esté la planta menos tiempo necesitará. Para los pétalos de las flores, con tres o cuatro minutos puede ser suficiente. En cambio, si hay tallos u hojas un poco duras se pueden necesitar hasta 10 minutos.

En cuanto a la dosificación, generalmente es de entre una y tres cucharaditas de café por taza de agua (de 150 a 200 ml). Cuanto más pequeñas estén cortadas las hojas, o si se trata de frutos diminutos como el anís, menos cucharaditas necesitarás, pues más cabrá en una medida. Por regla general se toman de dos a tres tazas al día.

Cuando se trata de frutos un poco duros, como los del anís o el hinojo, se aconseja ponerlos en un mortero antes de prepararlos y darles unos golpecitos para romperlos. De esta forma cuando se vierta el agua penetrará en el interior de los granos y extraerá más fácilmente sus sustancias activas.

Una vez preparadas, las infusiones no deben conservarse más de 12 horas para evitar la pérdida de sustancias activas y posibles fermentaciones. Lo ideal es prepararlas cada vez que se necesiten. Pueden tomarse calientes o frías, pero si se han elaborado con anterioridad y se quieren volver a calentar, debes poner especial cuidado en que no hiervan.


Página 1 de 4 2 - Decocción »  

Comentarios

avatar-Ruth
Ruth 01/04/2010

Yo soy una apasionada de las infusiones de frutas del bosque. A media tarde sienta de maravilla!

avatar-Marga
Marga 16/04/2010

pues el roiboos es una buena opción cuando ya es tarde, que no lleva teína

avatar-Judith
Judith 19/04/2010

Es verdad Marga. Yo lo tomo con un toque de ciruela. Buenísimo!

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Basta con comer cinco sardinas o un filete de salmón para obtener la cantidad diaria recomendada de omega 3

El pescado azul es la mayor fuente de este ácido graso saludable que, entre otras virtudes, es bueno para el corazón.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS