La importancia de comer grasas

Dentro de una dieta sana y equilibrada, el 30% del total de calorías que necesitas al día debe ser ingerida en forma de grasas
Autor/es: Gemma Colomé
Actualizado el 23/08/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Grasas Comer sano
 

Tipos de grasa

Dentro de una dieta sana y equilibrada, el 30% del total de calorías que necesitas al día debe ser ingerida en forma de grasas. Y aunque en general tienen mala fama, no todas las grasas son iguales. Algunas de ellas desempeñan funciones imprescindibles y muy importantes para el cuerpo y otras, en cambio, en exceso pueden provocar problemas serios para la salud. Por eso es muy importante saber qué tipo de grasa consumes y de dónde proviene.

Las grasas se pueden clasificar siguiendo diferentes criterios, pero el más empleado tiene en cuenta su grado de saturación (término químico que indica el grado de hidrogenación), es decir, el número y tipo de enlaces que presenta su estructura química. Así, se distinguen:
  • Grasas saturadas: Este tipo de grasa es sólida a temperatura ambiente y su exceso aumenta los niveles de colesterol en sangre. Por tanto, favorece la aparición de enfermedades del corazón y de las arterias. Las principales fuentes de grasa saturada son los alimentos ricos en grasas animales como carnes (res, cordero, ciertas partes del cerdo), leche entera, yema de huevo, mantequilla y manteca de cacao entre otros. Puedes consumir este tipo de alimentos, pero sin caer en el exceso.
  • Los aguacates son un alimento muy rico en grasas "buenas", o insaturadas.

    Grasas insaturadas
    (monoinsaturadas, poliinsaturadas): Son líquidas a temperatura ambiente y su origen es vegetal. Comúnmente se las conoce como aceites (de oliva, de girasol, de maíz…). Desde el punto de vista nutricional estas grasas deben ser consideradas “buenas” o saludables, ya que si se consumen habitualmente y dentro de una dieta equilibrada, ayudan a bajar los niveles de colesterol de la sangre y combaten la formación de depósitos de colesterol en las paredes de las arterias. Muchas de estas grasas son llamadas “esenciales”, ya que el cuerpo humano no las produce o, si lo hace, es en cantidades insuficientes para cubrir las necesidades básicas.
  • Grasas trans: Son grasas insaturadas, por lo tanto aceites vegetales, que pasan por un proceso químico denominado hidrogenación, en el que la grasa insaturada cambia su configuración y adquiere la forma trans, de ahí su nombre. Este tipo de grasas aumentan el colesterol en sangre y favorecen la aparición de la enfermedad llamada arteriosclerosis (formación de placas de grasa en la pared de las arterias). Algunos ejemplos de alimentos que contienen grasas trans son la margarina, la manteca vegetal y cualquier producto elaborado con estos ingredientes como cierta bollería industrial. Evita los productos que digan en su etiqueta que contienen aceite hidrogenado o parcialmente hidrogenado: significa que contienen grasas trans (más información sobre las peligrosas grasas trans).
Una vez hecha esta división, debes tener en cuenta que ningún alimento está compuesto exclusivamente por grasas buenas o malas, sino que existen diferentes proporciones de unas sobre otras. Por eso es tan importante saber elegir bien las mejores grasas para tu alimentación.
Página 1 de 3 2 - Funciones »  

Comentarios

avatar-Peep
Peep 23/08/2010

Tomo nota!

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Los abdominales son la base de tu fuerza

Por eso un buen entrenamiento debe incluir trabajo abdominal, que se complementará con el refuerzo de la zona lumbar y lateral del tronco.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS