Las comidas no principales, imprescindibles

Introduce los bocados entre horas en tu dieta si habitualmente te los saltas. Ganarás puntos para que tu alimentación sea más equilibrada.
Autor/es: Josepa Quer
Actualizado el 30/04/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
¿Es el desayuno una comida básica? ¿Más o menos importante que el bocadillo que tal vez mordisqueas al mediodía entre las discusiones de una reunión de trabajo sin percibir siquiera su sabor? No dejes de leer este artículo si eres de los que te saltas los bocados entre horas. Introdúcelos en tu alimentación diaria y ganarás puntos para equilibrar tu dieta.

A más años, menos tomas
La fórmula mágica de la frecuencia de toma de alimentos en los humanos depende mucho de la edad, y puede variar de siete a tres (o incluso dos).
  • Un recién nacido toma el pecho o el biberón siete veces al día, y todas ellas se consideran principales.
  • Para un escolar, en cambio, el número mágico es el cinco: desayuno en casa, tentempié en la escuela, almuerzo, merienda y cena.
  • Al llegar a la adolescencia se suelen escatimar una o dos ingestas, con frecuencia el desayuno en casa y quizá la merienda, reduciendo las comidas a cuatro o tres al día.
  • Los adultos pueden llegar incluso a eliminar el desayuno (algo nada recomendable), reservando tiempo para comer sólo durante el almuerzo y la cena.

El desayuno es una comida principal.

No debes dejar de lado que aportar al organismo los alimentos que necesita (y hacerlo respetando el horario natural) es fundamental para preservar tu salud. De hecho, esto es tan importante que los animales, incluso, tienen determinado genéticamente el número de ingestas diarias, siempre y cuando puedan acceder al alimento. Tal y como ocurre con las diferentes etapas de los humanos, el número es mayor cuanto más pequeño es el animal. Por ejemplo, los ratones comen 12 veces al día y los caballos tan solo una.
Pero volvamos a nuestra especie. Hasta hace poco se consideraban como principales (que requieren sentarse para comer) tan solo al almuerzo y la cena. Y decimos hasta hace poco porque se recomienda cada vez más que el desayuno adopte las características de una comida principal, sobre todo para las personas que trabajan durante toda la mañana.
Debes desayunar sentado y con cubiertos en la mesa, respetando un equilibrio nutritivo lo más completo posible. Esto se consigue incluyendo alimentos como la leche, los cereales y la fruta, sin olvidar un aporte de proteínas en forma de jamón, queso, atún…
 
Tentempiés para que tu energía no decaiga
Echarte algo al estómago a media mañana y por la tarde es fundamental para abastecer a tu organismo de los nutrientes que necesita en mayor cantidad. En primer lugar el agua y en segundo la energía proveniente de los hidratos de carbono. Sin duda, la sabiduría popular acierta al ofrecer leche en el desayuno, fruta a media mañana y pan con chocolate a media tarde como complemento a las comidas tradicionalmente reconocidas como principales.

Comentarios

avatar-Carmen
Carmen 09/04/2010

Mi hermana no perdona un desayuno ni una merienda, y está estupenda ¡la tía!

avatar-JuanaM
JuanaM 13/04/2010

No me extraña Carmen, dicen que comer cinco veces al día ayuda a mantener la línea. Aunque yo lo hago y nada de nada. Claro, que en la merienda suelen caer galletas, algún que otro cruasán...

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Comer tomate previene las enfermedades del corazón

Uno de sus componentes combate la acumulación de lípidos en la sangre.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS