Cómo manipular correctamente los alimentos

La correcta manipulación, conservación y preparación de los alimentos es muy importante para aprovechar al máximo su valor nutritivo.
Autor/es: Redacción
Actualizado el 21/01/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Teresa va a al supermercado una vez al mes y lo compra todo en grandes cantidades. Marta, en cambio, acude dos veces por semana y se lleva a casa los ingredientes necesarios para los días siguientes. Aunque sus formas de comprar son muy distintas, ambas deben tener en cuenta que la correcta manipulación, conservación y preparación de los alimentos es muy importante para aprovechar al máximo sus propiedades nutritivas. Y es que dependiendo de cómo se manipulen los alimentos éstos pueden perder vitaminas y nutrientes.

Debes guardar los alimentos justo cuando llegues a casa.

Tras realizar la compra debes almacenar los alimentos según su necesidad de refrigeración. En primer lugar hay que introducir los productos congelados en el congelador, de forma que no se rompa la cadena de frío y no se pierdan nutrientes. A continuación es importante guardar en la nevera los alimentos que necesitan refrigeración (pescado fresco, huevos, carne, frutas y verduras...) y, por último, los no refrigerados.

Pero, aparte de estas consideraciones generales, hay unas normas específicas para cada tipo de alimento. Síguelas y conseguirás que tus menús sean cien por cien nutritivos.

Verduras y hortalizas
Una vez recolectadas pierden vitaminas con relativa rapidez, por eso es importante que las consumas cuanto antes. También debes tener en cuenta lo siguiente:
  • Prioriza el consumo de frutas y verduras de temporada.
  • No compres demasiada cantidad, como mucho lo que vayas a consumir en 2 o 3 días.
  • No peles las frutas con piel comestible. En esta zona se encuentran un gran número de nutrientes. Eso sí, antes de consumirlas lávalas con agua.
  • Si vas a tomar la fruta en zumo, bébetelo justo después de hacerlo para evitar la oxidación de las vitaminas.
  • En cuanto a las verduras, es mejor que no las pongas en remojo. Lávalas con agua abundante y escúrrelas cuidadosamente.
  • En la lechuga, no deseches las hojas más oscuras: son las más ricas en vitaminas.
  • Cocina las hortalizas con piel, y las verduras congeladas sin descongelarlas previamente.
  • Cuece verduras y hortalizas con poca agua y tapando bien la olla. Ten en cuenta que, a más tiempo de cocción, se produce una mayor pérdida de nutrientes. Por tanto, es preferible una cocción corta y a alta temperatura que una larga y a fuego lento.
  • Las hortalizas pierden vitaminas (B1 y C) cada vez que le hacemos un corte, por tanto, es mejor hacer trozos relativamente grandes.
  • Aderezar con vinagre o limón ayuda a conservar las vitaminas más tiempo.
 
Huevos
Cuando vayas a comprarlos fíjate siempre en la fecha de caducidad, que debe estar marcada en el envoltorio. Debes manipularlos y conservarlos de la siguiente manera:
  • Un huevo estará bien cocido tras 10 minutos de ebullición.

    Colócalos en el frigorífico en posición vertical: de esta forma evitas que la yema entre en contacto con la cáscara y se contamine.
  • Consúmelos en los 15 días siguientes a su compra.
  • Para comprobar su frescura sumérgelos en un vaso con agua: si se hunden son frescos, si flotan no se deben consumir.
  • Para una cocción correcta es necesario mantenerlos en agua hirviendo durante 10 minutos.
  • La exposición a altas temperaturas destruye microorganismos como la salmonella, por lo que es recomendable que, al prepararlos cocidos o en tortilla, la yema esté bien cuajada.
     
Legumbres
La legumbre de calidad tiene la piel brillante y sin arrugas. Con el tiempo, ésta se endurece y necesita más tiempo de cocción. Tenlo en cuenta a la hora de comprarlas. Una vez en casa...
  • Presérvalas del calor y la humedad.
  • Antes de cocinarlas, ponlas en remojo entre 6 y 12 horas en agua fría. Si el agua está caliente puede provocar la pérdida de vitaminas.
     
Carnes
La carne cruda contiene microorganismos que pueden ser fuente de infecciones. La mayoría de ellos quedan destruidos con la exposición a alta temperaturas. Debes tenerlo en cuenta a la hora de consumir carne cruda y evitar infecciones alimentarias.
  • Al hacer la compra, se aconseja comprarla al final y, tras la compra, llevarla directamente al refrigerador, especialmente en verano.
  • Golpear un poco la carne antes de prepararla te ayudará a darle una textura más tierna.
  • Añade la sal al final de la preparación y evitarás que la carne se endurezca.


Pescados
Como en el caso de la carne, cuando se acude al mercado o supermercado para realizar una compra importante es aconsejable adquirir el pescado al final. De este modo transcurrirá menos tiempo desde que se compra hasta que se introduce en el refrigerador.
  • Un pescado fresco debe tener un cuerpo firme, rígido y con brillo; un olor poco intenso; unos ojos claros, brillantes y con forma convexa; las branquias rojas y brillantes y las escamas bien adheridas.
  • Debe consumirse en el día, o, como mucho, al día siguiente.
  • En el refrigerador debe guardarse perfectamente limpio y en un recipiente cerrado para que no transmita su olor a otros alimentos.
  • En un congelador tres estrellas, el pescado puede conservarse durante meses.

Y tú, ¿haces todo lo posible para mantener la calidad de los alimentos? Averígualo gracias al siguiente test sobre cómo manipular los alimentos.

Comentarios

avatar-Elías TT
Elías TT 12/05/2010

¿Las salsas tienen que guardarse en la nevera aunque no estén abiertas?

avatar-Sonsoles
Sonsoles 13/05/2010

deben poder estar fuera de la nevera, pues así es como las guardan en el supermercado...

avatar-Elías TT
Elías TT 13/05/2010

Pues también es verdad. Gracias Sonsoles!

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

La soja ayuda a combatir la hipertensión

Comer soja habitualmente reduce los niveles de tensión arterial tanto en los hipertensos como en las personas que no han desarrollado este trastorno.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS