Dietas veraniegas: digestivas, fáciles y alegres

Con el calor seguramente te apetecen comidas más ligeras, pero también deben ser nutritivas
Autor/es: Isabel Puigdueta
Actualizado el 27/08/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Comer sano Verano
 
Llega el calor y se acercan las vacaciones. Todo esto provoca cambios en la dieta. Seguramente te apetecen comidas más ligeras y refrescantes que en invierno, pero no hay que olvidar que también deben ser nutritivas y adecuadas a tus necesidades.

Aunque es cierto que en verano no es necesario que tus menús sean tan energéticos, es muy importante que aporten sabor y color para alegrar la vista y favorecer el apetito que a veces se pierde debido a las altas temperaturas. Y si además son refrescantes ayudan a calmar la sed. Para conseguirlo...
  • Reserva los lácteos y los cereales para el desayuno.
  • Para las comidas más importantes del día elige verduras y hortalizas, de alto contenido en minerales, vitaminas, agua y fibra que, junto con algo de pasta, arroz o legumbres te permitirán preparar excelentes primeros platos.
  • Aliña las ensaladas al estilo mediterráneo: con aceite de oliva y vinagre.

    En la preparación de ensaladas es importante poner imaginación y no utilizar sólo lechuga y tomate, sino recordar que prácticamente cualquier verdura u hortaliza puede formar parte de ellas y también que se pueden combinar con alguna fruta. Y para aliñarlas elige ingredientes mediterráneos: aceite de oliva virgen o vinagretas (de vinagre o limón), mucho más saludables que otras salsas.
  • Otros platos adecuados en verano son las sopas y cremas frías, preparadas con verduras y hortalizas, como el gazpacho o la vichyssoise.
  • Para segundos platos son recomendables los pescados y las carnes magras. Es preferible elegir las preparaciones a la plancha, al horno, al vapor, en papillote o cocciones al microondas, e ir reduciendo los guisos, fritos y rebozados, lo que facilitará la digestión. Las cocciones fáciles y rápidas te permitirán además disfrutar del tiempo de ocio, reduciendo el trabajo en la cocina.
  • Y de postre, fruta. En esta época del año dispones de gran variedad de fruta de temporada de exquisito sabor, lo que permite preparar alegres macedonias y zumos naturales. Puedes combinarla también con helado o yogur.
  • Si la comida ha sido completa, lo adecuado será una cena ligera, que evitará la sensación de pesadez de estómago y favorecerá el sueño. Si, por el contrario, la comida ha sido ligera (como por ejemplo un bocadillo en la playa), la cena puede ser más abundante, aunque debes tomarla horas antes de ir a la cama.

Helados: sí, pero puntualmente
Los helados pueden tomarse de vez en cuando como postre, pero no deben sustituir a la fruta, sino complementarla. También se puede consumir fuera de las comidas principales (por ejemplo, en la merienda) aunque siempre con moderación.

No es, sin embargo, muy conveniente comer helados con frecuencia para calmar la sed cuando hace calor. Para asegurar la hidratación son mejores el agua, las infusiones con hielo o los zumos o licuados de frutas. Como norma general no se debe abusar de los refrescos azucarados.

Comentarios

avatar-Manel
Manel 27/08/2010

k dificil es lo de los helados puntualmente...

avatar-papayé
papayé 23/06/2011

Quisiera saber si es cierto que existen algunos alimentos afrodisiacos. O todo es mentira. De ser cierto cuaL SERÍAN ESOS ALIMENTOS?

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Aumentar el consumo de leche y derivados puede ayudarte a perder peso

Tomar alimentos ricos en calcio cada día ayuda a eliminar más grasas, a la vez que aumenta las concentraciones de vitamina D en sangre.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS