Lo que comes influye en la eficacia de los medicamentos

Algunos alimentos disminuyen o aumentan la efectividad de jarabes y comprimidos
Autor/es: Assumpció Roset
Actualizado el 12/12/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Medicamentos
 
¿Puede la alimentación provocar que ciertos fármacos nos hagan menos efecto? ¿Y que no podamos absorber todos los nutrientes del plato que nos estamos comiendo? Aunque te resulte sorprendente, la respuesta es sí. Es lo que se conoce como interacciones entre alimentos y medicamentos.

¿Qué es una interacción entre alimentos y medicamentos?
Es cuando un medicamento no ejerce el efecto esperado debido a la presencia de un alimento. Por ejemplo tetraciclinas (un fármaco utilizado para tratar la neumonía u otras infecciones respiratorias y cutáneas) o quinolonas (un tipo de antibiótico) no deben tomarse con un vaso de leche, porque se forman unos complejos llamados quelatos que disminuyen la absorción del medicamento.

Los medicamentos y alimentos pueden influir entre sí de manera positiva (favoreciendo la absorción). Así ocurre con la carbamazapina (un anticonvulsivo que puede emplearse para tratar la esclerosis múltiple, por ejemplo) o la griseofulvina (utilizada para combatir el pie de atleta) si se ingieren junto a comidas ricas en grasas. Otro ejemplo: los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 pueden potenciar el efecto de las estatinas, usadas para tratar el colesterol alto. En cambio, el zumo de pomelo disminuye la eficacia del fármaco. Tomar este jugo, además, podría ser perjudicial a la hora de eliminar una sustancia común en quimioterapia (docetaxel). Al quedarse acumulado en el organismo aumenta el riesgo de toxicidad.

El zumo de pomelo puede reducir el efecto de los fármacos destinados a controlar el colesterol.

No en vano, los alimentos también pueden influir de manera negativa (impedir la absorción). Así, la biodisponibilidad de bifosfonatos como el alendronato y el risedronato (útiles en el tratamiento de la osteoporosis) disminuye con los alimentos. Y el consumo habitual, y en grandes cantidades, de café o té puede impedir la absorción del hierro (procedente de otros alimentos y también de suplementos).

¿Cómo influyen estas interacciones?
El nivel de las interacciones es muy variado: por ejemplo existen alimentos que aumentan la toxicidad de un medicamento, como los ricos en tiramina (presente en los quesos curados, los ahumados, el vino tinto y algunas cervezas) y otros que anulan su efectividad.

En otros casos son los medicamentos los que impiden la absorción de determinados nutrientes de los alimentos (hidratos de carbono, proteínas, grasas…) y pueden alterar el estado nutricional de la persona. Por ejemplo el uso continuado de laxantes puede impedir la absorción de las vitaminas A o E presentes en ciertos alimentos.

¿Qué podríamos recomendar?
Para evitar las posibles interacciones entre fármacos y comida hay que seguir al pie de la letra las recomendaciones respecto al modo de uso de los primeros:
  • “En ayunas”: El medicamento debe tomarse al menos una hora antes de comer o dos horas después.
  • "Con las comidas”: Debe administrarse durante o inmediatamente después de comer.
Asimismo, cuando una persona necesita varios medicamentos es importante saber si se pueden tomar juntos o no, porque determinados fármacos juntos también pueden causar una interacción.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que en la mayoría de los casos estas interacciones no llegan a influir en la eficacia de la medicación. Sin embargo es necesaria una especial precaución con los medicamentos que precisan una dosis exacta para ser eficaces (su margen terapéutico es muy estrecho). Por ejemplo, si se toman anticoagulantes orales deben evitarse dietas ricas en vitamina K presente en la coliflor, el brócoli, la remolacha o el repollo, y también con vegetales ricos en grasas como el aguacate.

Por último, es importante tener en cuenta que las interacciones no son algo exclusivo de los fármacos "puros y duros". Los suplementos de vitaminas y minerales, así como las plantas medicinales o productos llamados “naturales” también pueden presentarlas. Lo mejor en caso de duda es que consultes con tu médico o farmacéutico.

Comentarios

avatar-groove
groove 18/01/2011

son cosas interesantes de saber, porque pese a ser especializadas tienen mucho que ver con el día a día

avatar-Palamos
Palamos 18/01/2011

Si, yo tomaba medicinas con zumo de naranja, ahora me lo pensaré

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Imaginar que estás comiendo chocolate puede ayudarte a no abusar de él

Parece ser que pensar mucho en un alimento lo convierte en menos deseable cuando por fin lo tenemos delante.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS