Seis claves para disfrutar de una barbacoa más saludable

Marinar la carne reduce la formación de sustancias potencialmente cancerígenas
Autor/es: Redacción
Actualizado el 15/06/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Las barbacoas son uno de los placeres gastronómicos del verano, pero si los alimentos no se cocinan de forma adecuada pueden generarse sustancias nocivas que pasan a la carne y aumentan el riesgo de desarrollar varios tipo de cáncer, como el de estómago y el de colon.

Afortunadamente,“hacer unos cuantos ajustes cuando se cocina a la parrilla puede desempeñar un papel en la prevención”, afirma Sally Scroggs, miembro del equipo del MD Anderson Cancer Center. Este centro recomienda lo siguiente para que las barbacoas sean más saludables:
  1. Elige carnes blancas como la del pollo y acompáñalas de verduras.

    Evita las carnes procesadas: Un reciente estudio relaciona el consumo de este tipo de productos (bacon, salchichas...) con un aumento de las posibilidades de padecer cáncer colorrectal. Según datos del American Institute for Cancer Research, debido al proceso de conservación al que son sometidos generan unas sustancias que pueden provocar daños en nuestro ADN, facilitando la formación de tumores.
     
  2. Carne roja sí, pero sin abusar: Tomar más filetes de ternera, hamburguesas o costillas de cordero de la cuenta puede aumentar el riesgo de cáncer. Como mucho, y según recomienda Sally Scroggs, podemos tomar tres raciones de unos 170 g (el tamaño de dos barajas de cartas) de carne roja a la semana. En España la porción estándar recomendada es menor, de entre 100 y 110 gramos. Pero si, por un día, no quieres renunciar a un buen chuletón elige cortes magros. Ten en cuenta que cuando la grasa gotea en la parrilla se forman en el humo unas sustancias potencialmente cancerígenas (los hidrocarburos aromáticos policíclicos o HAP). Lo mejor, pues, es que la barbacoa no sea exclusivamente de este tipo de carnes. Las carnes blancas (pollo, conejo...) y el pescado quedan igualmente sabrosos a la parrilla, y son mucho más saludables. También puedes acompañar la carne con verduras asadas.
     
  3. Marina la carne antes de cocinarla: Gracias a este sencillo gesto puedes reducir la formación de otro tipo de sustancias cancerígenas, los peligrosos AHC (aminos heterocíclicos) en hasta un 96%. Utiliza zumo de limón, vinagre y especias como la menta, el estragón, el romero o la salvia para marinar la carne durante al menos media hora.
     
  4. Procura no chamuscar la comida: Los AHC se forman sobre todo cuando los alimentos se queman. Para evitarlo cocina la carne previamente, entre dos y cinco minutos, en el horno o el microondas: así reducirás el tiempo de cocción en las brasas y, por tanto, la exposición a los químicos que aumentan el riesgo de cáncer será menor.
     
  5. Engrasa la parrilla con aceite antes de incorporar la carne: De esta forma evitarás que los residuos carbonizados se peguen a la comida. También es importante limpiarla adecuadamente tras su uso, frotándola bien para eliminar cualquier tipo de residuo que podría liberarse en una parrillada posterior.
     
  6. Extiende bien el carbón o la leña y no coloques la parrilla justo encima: Distribuir de forma homogénea el carbón o la leña ayuda a que el calor sea más uniforme y no haya zonas a una temperatura excesivamente alta. Aumentar la distancia entre lo que se cocina y la base también reduce el calor.
     
“Para algunos entusiastas de la parrilla estos cambios pueden resultar difíciles al principio, pero actualizar la forma en la que se utiliza la barbacoa puede ayudar a continuar disfrutándola durante muchos veranos más”, sentencia Scroggs.


Fuente: MD Anderson Cancer Center

Comentarios

avatar-Vero
Vero 16/06/2011

Ni idea de lo de marinar. Buena sugerencia!

avatar-Leda Rezende
Leda Rezende 01/08/2011

Congratulaciones pela calidad del articulo arriba. Soy pediatra y Nutrologista.

avatar-noscuidamos
noscuidamos 01/08/2011

Muchas gracias Leda.

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

No debes reutilizar el aceite de freír más de dos o tres veces

El recalentamiento repetido altera la composición natural del aceite y permite la liberación de unas sustancias tóxicas (polímeros y compuestos polares) que la comida puede absorber.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS