Actividad física, ¿moda o salud?

Estamos obsesionados con perder peso y hacemos deporte sólo por fines estéticos. Es un error. El ejercicio es, ante todo, fuente de salud.
Autor/es: Marc Pérez
Actualizado el 24/02/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Actividad física
 
Estamos obsesionados con la pérdida de peso. Hace ya más de un siglo que la preocupación por la estética trae de cabeza a nuestra sociedad. Quemar esos quilitos de más, afinar la silueta, tonificar los brazos que empiezan a estar flácidos, reafirmar los glúteos, dibujar los gemelos… Al llegar el buen tiempo, ¿cuántas veces hemos oído hablar de la “operación biquini”? Nos da terror sacarnos la ropa y mostrar abiertamente nuestro sedentarismo crónico. Porque entonces queda en evidencia el problema real: no practicamos ejercicio regular para mantenernos saludables, sólo buscamos una finalidad estética y rápida. Ahí está el error.
La tiranía de la estética
Desde bien pequeños nos educan alrededor de cánones estéticos. Los medios de comunicación nos adoctrinan toda la vida, de niños con los anuncios de juguetes, de mayores con nuestras series favoritas. Pero la tele no es la única influencia. Nuestra propia familia y amigos, todos ellos a su vez marcados por la tendencia, también influyen en nosotros. Entonces entramos en una cadena irrompible, por el miedo que tenemos de ser excluidos. La consecuencia es que buscamos acercarnos a estéticas socialmente aceptadas. Y, hoy día, lo que se lleva es lograr entrar en la talla más pequeña posible.

El ejercicio mejora tu estética y tu salud.


Cuando lo que te conduce hasta el gimnasio es sólo la voluntad de seguir un canon de moda y no el objetivo de llevar una vida saludable, entonces es que algo va mal. No es buena señal que sólo un fin estético sea capaz de hacerte romper con tu sedentarismo, de llevarte a practicar una actividad que más bien te gusta poco, que siempre te ha dado muchísima pereza. El deporte debería significar mucho más: es una fuente de salud y debes valorarlo por la calidad de vida que te reporta. Guiarte sólo por una moda, ya sea en tus objetivos deportivos o en tu vida en general, puede resultar incluso peligroso. Recuerda los trastornos alimenticios, que también guardan relación con todo lo que somos capaces de hacer sólo por lucir la silueta supuestamente adecuada.
Ejercicio como fuente de salud
La actividad física, más allá de ser un camino hacia la belleza lo es hacia la salud. Y lo ideal es que el deporte pase a formar parte de tu estilo de vida. ¿Qué sentido tiene machacarte en el gimnasio si luego vas a todas partes en coche?, ¿o si coges siempre el ascensor en lugar de optar por las escaleras? Pero es que a veces los objetivos del deporte también están manchados por las tendencias: se nos vende el antiesfuerzo, la pastilla mágica de lo fácil, en lugar de recordarnos que la salud es el verdadero fin del deporte.

Hacer deporte te beneficia, sobre todo si tu meta es sentirte bien contigo mismo y no sólo gustar a los demás. Sólo así conseguirás interiorizar la práctica deportiva, automatizarla y convertirla en un hábito. El deporte puede llegar a ser una manera de vivir y de sentir, que te da beneficios a largo plazo y no sólo para un verano.
Beneficios del deporte
El deporte bien hecho, y bien entendido, te reportará multitud de ventajas. Aquí tienes una larga lista de beneficios de hacer ejercicio:
  • Aumenta tu autoestima.
  • Aumenta tu capacidad de concentración.
  • Aumenta la tolerancia al estrés.
  • Mejora el tono y tu musculatura está más tensa y fuerte.
  • Aumenta la eficacia de tus articulaciones, debido a la musculación de tendones, a la mejor lubricación interna y al aumento de la masa muscular y de su resistencia.
  • Retrasa el envejecimiento y aumenta tus posibilidades de expansión como persona móvil e independiente.
  • Facilita la socialización y agranda tu círculo de conocidos.
  • Reduce drásticamente algunos dolores.
  • Previene y retrasa el desarrollo de hipertensión arterial.
  • Disminuye los valores de tensión arterial en hipertensos.
  • Mejora el perfil de los lípidos en sangre.
  • Mejora la regulación de la glucemia y disminuye el riesgo de padecer diabetes.
  • Mejora la digestión y la regularidad de tu ritmo intestinal.
  • Incrementa el uso de grasa corporal y mejora el control de peso.
  • Ayuda a conciliar el sueño y a mejorar su calidad.
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión.
  • Aumenta tu entusiasmo y tu optimismo.
  • Ayuda a establecer los hábitos de vida cardiosaludables.
  • Evita problemas menstruales.
La conclusión parece sencilla. ¡Haz deporte y siéntete bien contigo mismo! Piensa que las modas pasan, no pases de tu salud.

Comentarios

avatar-Sandra
Sandra 30/03/2010

Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Si te apuntas a un gimnasio por moda, poca cosa vas a conseguir. A mí lo que me mantiene en forma es bailar!

avatar-Ana79
Ana79 01/04/2010

Visto así, quizá me anime a hacer deporte por fin. Es verdad que hay que cuidar el propio cuerpo con responsabilidad.

avatar-mili
mili 19/12/2011

MIRA PUES ANIMATE !! POR QUE AL FINAL ES LO UNICO QUE PUDES HACER QUE TE HACE SENTIR BIEN QUE TE MANTIENE SANO Y YO SE POR QUE LO DIGO!!ANIMATE POR QUE MERECE LA PENA TODO EL AÑO NO SOLO EN VERANO Y POR QUE TE QUIRES MIRAR AL ESPEJO Y VER QUE SI A VALE LA PENA .

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Una pieza de bollería suele contener tres veces más calorías que un bocadillo mediano

Además, la bollería es rica en grasas trans, una auténtica bomba de relojería para tu organismo.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS