Quema grasas en tu vida cotidiana

Trucos y consejos para convertir tu vida diaria en el mejor entrenamiento
Autor/es: Marc Pérez
Actualizado el 14/01/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Quieres adelgazar y no sabes cómo. No te ves en un gimnasio, ¿ponerte a correr?, ni pensarlo. Y cuando te haces propósitos de practicar deporte, nunca encuentras un hueco en tu agenda. Pues debes saber que no existe una fórmula mágica para quemar grasas. A pesar de todo, entendemos tu situación y queremos ayudarte. En este artículo encontrarás trucos y consejos para convertir tu vida diaria en el mejor entrenamiento.

Puedes incorporar la actividad física a tu rutina paseando un buen rato con tu perro cada día.

Para lograr objetivos, céntrate en dos factores: la dieta y los pequeños cambios en tus hábitos de vida. Tendrás que adaptar tu actividad diaria, introduciendo sencillas rutinas que aumentarán tu temperatura corporal y harán que te movilices un poco más. El truco está en consumir más calorías, aunque sea con pequeños gestos, para así quemar más grasas.
Primer paso, ¿qué comes? Es fundamental que sigas una dieta equilibrada, con un consumo de entre 1.500 y 1.800 calorías diarias. Si lo que quieres es quemar grasa, no puedes superar las 2.000 calorías al día. Lo que debes hacer: apunta todo lo que comes durante una semana y haz un cálculo energético. Acude a las etiquetas de los productos para conocer las cifras y te resultará fácil. A partir de ahí, consume sólo la cantidad óptima de nutrientes.

Pero cuidado, no bajes de las 1.500 calorías. Si lo haces, disminuirás tu tasa de metabolismo basal (o gasto energético de tu cuerpo en reposo) y lograrás el efecto contrario: si cada vez comes menos, tu cuerpo se pondrá en situación de alerta y reservará lo poco que recibe en lugar de quemarlo. Consecuencia: estarás almacenando grasa en lugar de quemarla.
¿Qué comer y cuándo?
Ya has analizado tu dieta ahora queremos darte unos consejos para hacerla más saludable y para contribuir a tus objetivos. Atiende:
  • Aliméntate con proteínas sanas. Los aminoácidos que componen los alimentos ricos en proteínas tienen un efecto estimulante sobre el metabolismo e intervienen en la eliminación de las grasas. Procura ingerir carne blanca, más fácil de digerir y con menos grasas que la carne roja.
  • Evita tomar alimentos pasadas las ocho de la tarde. Por la noche el cuerpo se prepara para el descanso y ralentiza el motor, por lo que se queman menos calorías que durante el día. Si tu horario no te permite cenar antes, procura dejar al menos dos horas de digestión antes de irte a dormir.
  • Escoge siempre la versión integral o rica en fibra de los alimentos. Pan integral frente a pan blanco, arroz integral frente a arroz blanco, cereales integrales frente a cereales normales, excluye todo lo que sea refinado.
  • Sustituye el azúcar blanco por el moreno, o cámbialo por miel.
  • Usa siempre sal marina en lugar de sal normal.
  • Si no puedes resistirte a picar, elige alimentos bajos en azúcar, como una manzana, albaricoques secos, cerezas, cuatro o cinco nueces recién peladas, una zanahoria... y combínalos con una infusión relajante para que te calme la ansiedad y no comer de nuevo.
  • Bebe agua a lo largo del día para evitar la deshidratación. A menudo pensamos que tenemos hambre y lo que nos ocurre en realidad es que estamos sedientos o deshidratados. Bebe sin sed, unos 2 litros al día, principalmente fuera de las comidas, ya que en las comidas el agua sólo diluirá los alimentos hinchándolos y haciéndolos más difíciles de digerir.
Falsos mitos: sudar no adelgaza
Muchos son los que creen que sudar adelgaza y siguen las clases del gimnasio cargados de ropa para sudar más. Si de verdad quieres quemar grasa, mejor será que no te abrigues demasiado.
 
Tu cuerpo quema calorías por el solo hecho de mantener su temperatura alrededor de los 36 ºC. No debes confundir el sudor con quemar grasas. Abrigarte en exceso te va en contra si lo que quieres es eliminar reservas de grasa corporal. Los motivos:
  • Cuanto más sudas, más agua pierdes. En consecuencia, reduces tu rendimiento y la fatiga llega antes de lo esperado. Si acortas tu tiempo de actividad física, las posibilidades de quemar grasa son menores.
Quemar grasa en tu rutina, trucos
Ya lo sabemos, ni te atrae el gimnasio, ni salir con la bici a dar una vuelta, ni correr por tu ciudad, ni jugar al fútbol con tus amigos. De acuerdo, pues aquí van algunos trucos para compensar tu vida sedentaria y hacerte quemar un poco más de grasa. Intégralos en tu rutina, son estos:
  • Vigila las calorías: es importante no pasarse, pero tampoco te quedes corto.

    Elimina el ascensor de tu vida
    , utiliza siempre la escalera. (En los accesos al metro o en unos grandes almacenes, donde sea).
  • Si vas en transporte público, baja una parada antes o después de la que te toca y sigue andando hasta tu destino.
  • Si vas en coche, aparca más lejos de lo que aparcarías habitualmente. Así andarás casi media hora más al día. Si sólo lo puedes hacer una vez al día procura que sea por la mañana. La temperatura de tu cuerpo aumentará y quemarás más calorías en las horas siguientes.
  • Saca a pasear a tu perro mínimo dos veces al día, crearás una rutina de salir y dar un paseo.
¿Y si lo planteas como un juego?
Además de integrar hábitos saludables en tu vida, puedes ponerte pequeñas pruebas que te obligarán a moverte y a ejercitar tu musculatura. Estás en el trabajo y seguro que no piensas en que puedes contraer los músculos de los brazos. Pero, ¿y si te lo planteas como un juego? Nosotros te proponemos estas reglas:
  • Cada vez que alguien pronuncie la palabra tele, te levantas y vas hasta el lavabo, aunque no tengas ganas, te miras al espejo y vuelves. Así andarás.
  • Cada vez que alguien pronuncie la palabra calor o frío, busca unas escaleras y subes y bajas un piso. Es un buen ejercicio extra.
  • Cada vez que alguien hable de comida contrae la musculatura de tus brazos, y mantén la contracción 6 segundos.
  • Cada vez que alguien pronuncie la palabra hola o adiós contrae los muslos durante 6 segundos. Sin levantarte de tu silla estarás realizando contracciones regularmente aumentando la temperatura de tus músculos y quemando calorías.
  • Cada vez que suene el teléfono te levantas y te vuelves a sentar, será lo equivalente a hacer numerosas sentadillas espaciadas durante todo el día.
Y para que te hagas una idea de las calorías que puedes gastar con la actividad física, aquí te adjuntamos una pequeña tabla del consumo de calorías por cada 30 minutos de cada actividad:

Haz clic en la imagen para ampliarla.

Ten en cuenta que este consumo de calorías variará en función de la intensidad con que practiques el ejercicio, de tu peso, de tu altura y de tu grado de entrenamiento.

Comentarios

avatar-SolPT
SolPT 12/04/2010

Ahí va un sano aperitivo: torta de arroz con tomate y queso fresco. Buenísimo!

avatar-MaryJoe
MaryJoe 28/04/2010

jajajaja me ha encantado el truco de contraer los muslos cada vez que alguien dice hola!! pes bastante friki!!

avatar-Nekita
Nekita 29/04/2010

Yo conozco otro truco que es muy bueno. Cuando tengas que hacer cola (en el cine, en la parada del bus...) aprovecha para contraer el abdomen, haciendo contracciones rápidas con los músculos. Funciona!

avatar-crawl
crawl 18/01/2011

hay que desapolotronarse!!

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Las espinacas son ricas en noradrenalina, que estimula la energía y aleja la depresión

También puedes encontrar noradrenalina en las carnes rojas, la piña o el chocolate.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS