Cáncer de estómago

Es el segundo cáncer más frecuente en el mundo y el cuarto en Europa. Puede provocar pesadez y molestias similares a las de una úlcera
Autor/es: Cristóbal Pera
Actualizado el 24/10/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 

Tratamiento

En el tratamiento del cáncer de estómago se combinan la cirugía y la quimioterapia, mientras que la radioterapia tan sólo ha sido utilizada en ensayos clínicos.
  • El tratamiento consta de los siguientes pasos:
  • Planteada la sospecha diagnóstica de cáncer gástrico, el primer paso es la realización de una endoscopia y la consiguiente biopsia.
  • Confirmado el diagnóstico visualmente y confirmado en el estudio de la biopsia, el siguiente paso es evaluar la extensión del cáncer más allá del estómago, mediante el TAC y, en su caso con la RNM, en los grupos ganglionares correspondientes (extensión linfática) y en otros órganos (metástasis en el hígado y en el pulmón).
Tres escenarios se pueden plantear tras los resultados de estas exploraciones:
  1. El tumor aparece como “resecable”: puede ser eliminado mediante una exéresis parcial (gastrectomía parcial o subtotal) o total (gastrectomía total) del estómago donde asienta, en un paciente que presenta un buen estado físico y, por lo tanto se considera como “operable”.
  2. El tumor, por su extensión, local y/o general, no parece “resecable”, aunque el paciente, por su estado general, se considera en condiciones de resistir una operación (“operable”).
  3. El paciente, dado el estado avanzado del tumor y sus repercusiones sobre el estado general, se considera “inoperable”.
Ante estos tres escenarios las opciones del tratamiento son las siguientes:
  • Para el primer y segundo escenarios cabe considerar la conveniencia de aplicar, previamente a la intervención quirúrgica, un tratamiento quimioterápico (se denomina quimioterapia neo-adyuvante), cuyo objetivo es reducir el tamaño del tumor. La quimioterapia suele aplicarse combinando varios tipos de fármacos. Entre las combinaciones más utilizadas se encuentran la conocida con las siglas ECF (Epirubicina + Cisplatino + 5Fluouracilo), la MCX (Mitomicina + Cisplatino + 5FU), la FAMTX (Doxorubinina + Metotrexato) y la FEMTX (5FU + Epirubicina + Metotrexato).
Dos pueden ser los resultados de esta quimioterapia neo-adyuvante:
  1. Para el primer escenario (tumor resecable en paciente operable) que la extirpación del reducido tumor puede hacerse con pretensión “curativa” (como una erradicación pretendidamente definitiva).
  2. Para el segundo escenario (tumor no resecable en paciente operable) que el tumor se convierta en resecable y pueda hacerse una cirugía con pretensión “curativa”, o bien que el tumor siga siendo no resecable.
Tras la cirugía con pretensión “curativa” pueden darse tres escenarios:
  1. El paciente es curado de su cáncer.
  2. El tratamiento quirúrgico ha fracasado
  3. Se ha producido una recidiva del tumor.
Cuando la quimioterapia se aplica tras la cirugía con pretensión curativa, para asegurar el carácter radical del tratamiento, se denomina quimioterapia adyuvante.

Tanto en los casos en los que fracasa la cirugía con pretensión “curativa” como en aquellos que tras la quimioterapia neo-adyuvante fueron calificados como no resecables, no queda otro opción que un tratamiento paliativo, que alivie los síntomas, en el que, en casos seleccionados, cabe incluir una quimioterapia, con el objetivo de hacer más lenta la progresión del cáncer.
 

« 6 - Fases del cáncer Página 7 de 7  

Comentarios

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

El pan es un alimento básico en una dieta sana y equilibrada

No es cierto que engorde, y te proporcionará la energía que necesita tu cuerpo para funcionar.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS