¿Qué es una célula?

Tipos de células hay muchos (vegetales o animales, madre o diferenciadas...), pero todas tienen algo en común. Sin ellas no habría vida. Te explicamos un poco más sobre ellas
Autor/es: Cristóbal Pera
Actualizado el 16/05/2011
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
Etiquetas
Genética
 

Tipos de células

La palabra célula fue utilizada por primera vez en Biología en el año 1665 por el inglés Robert Hooke, físico y astrónomo, aproximadamente medio siglo después del descubrimiento del microscopio por Janssen, para denominar los espacios que él observó, a modo de celdillas vacías, en la trama del corcho.

En el año 1839 Theodor Schwann estableció la teoría celular que sostiene que las células son “individuos vivos asociados entre sí para formar organismos”. La unidad celular está formada por un citoplasma rodeado de una membrana y de un acúmulo en su interior de material genético que puede estar rodeado o no de una membrana propia. Cuando existe esta membrana se dice que la célula consta también de un núcleo.

Desde el punto de vista evolutivo, según la célula posea o no un núcleo delimitado en el interior del citoplasma por una membrana –llamada nuclear– se distinguen dos tipos básicos entre los seres vivos:
 
Células procariotas
Estas células están bien definidas en el espacio por una compleja y fuerte membrana celular dispuesta de fuera adentro en varias capas (cápsula, membrana externa, pared celular y membrana plasmática) que encierra el citoplasma. Una diferencia fundamental con las células eucariotas (que explicaremos a continuación) es que en las procariotas su información genética, en forma de ADN (ácido desoxiribonucléico), no esta delimitada por una membrana que conforme un núcleo individualizado, sino que ese material genético se acumula, sin más, en una región llamada nuclear.

Las células procariotas, de las que son un ejemplo las bacterias, disponen en el seno de su citoplasma de unas formaciones redondeadas llamadas ribosomas, que son unos orgánulos (las partes de la célula que desempeñan funciones específicas) en los que se sintetizan proteínas a partir de la información genética y mediante la transcripción de este mensaje críptico realizada por el RNA (ácido ribonucleico).

En su superficie externa la célula procariota presenta proyecciones de su membrana celular en forma flagelos y vellosidades (“pili”) que facilitan su movilidad y su adherencia.

Células eucariotas
Se caracterizan por la existencia en su citoplasma de una membrana que limita el núcleo (membrana nuclear) donde se almacena el material genético.

A los organismos formados por células eucariotas, entre los que se encuentran los seres humanos, se les denomina eucariontes. Dentro de las células eucariotas se distinguen dos tipos:
  • Células vegetales: Como las otras células eucariotas la célula vegetal está delimitada por una membrana, que constituye una barrera selectiva que permite a determinados nutrientes penetrar en su interior y a los productos de desecho de su metabolismo ser eliminados; y también posee un núcleo con su membrana, en el que se almacena la información genética, en forma de ADN, necesaria para su crecimiento y reproducción.

    Sin embargo, a diferencia de la célula animal, también eucariota, la célula vegetal posee, además, una rígida pared que rodea a la membrana celular. El citoplasma de la célula vegetal contiene mínimos organismos especializados (orgánulos) rodeados por sus correspondientes membranas. Aunque las células vegetales no poseen centriolos, como las animales, si disponen de otros orgánulos específicos como son los cloroplastos que convierten la luz en energía química, de una única y gran vacuola que funciona como un reservorio de agua, y de orificios en su membrana celular (“plasmodesmata”) que permiten que el contenido citoplasmático pase de unas células a otras.
  • Células animales: El espacio limitado por la membrana celular está ocupado en la célula animal por el gel transparente llamado citoplasma, que contiene proteínas –y sus constituyentes, los aminoácidos– azúcares y otros hidratos de carbono, ácidos grasos, vitaminas e iones, como el sodio, el potasio y el calcio, RNA y nucleótidos (un nucleótido es un compuesto orgánico constituido por una base nitrogenada, un azúcar y ácido fosfórico. Según que el azúcar sea la ribosa o la desoxirribosa, el nucleótido resultante se denomina ribonucleótido o desoxirribonucleótido).

    Haz 'clic' en la imagen para ampliarla.

    El núcleo de la célula animal, redondeado u oval, ubicado habitualmente en el centro del citoplasma y limitado por la membrana nuclear, controla la actividad celular. Contiene los cromosomas, que son depositarios de la correspondiente información genética: cada cromosoma consta de una molécula de ADN dispuesta alrededor de una proteína llamada histona, y formando conjuntamente lo que se conoce como un nucleosoma. La combinación del ADN y de la histona constituye la cromatina del núcleo (del griego χρῶμα, color), llamada así debido porque se tiñe con un tono más oscuro que el citoplasma que le rodea, por los colorantes básicos de anilina.

    El nucleolo
    es una agregación de moléculas situada en el interior del núcleo, sin membrana que la delimite de éste; es allí donde tiene lugar el montaje de las subunidades de ribosomas antes de que éstas pasen al citoplasma a través de los poros de la membrana nuclear. El nucleolo se desintegra durante la división celular (mitosis) y vuelve a conformarse cuando se inicia de nuevo el mecanismo de la síntesis de proteínas.

    El aparato de Golgi es un sistema de compartimentos situado en el citoplasma, en cuyo interior son empaquetadas las proteínas y otras macromoléculas para facilitar su transporte a otros orgánulos citoplasmáticos –como son las mitocondrias – así como para su secreción al exterior de la célula.

    Los lisosomas son pequeñas formaciones redondeadas que contienen enzimas que desmenuzan los compuestos químicos y destruyen orgánulos y a la propia célula.

    Las mitocondrias son los orgánulos en cuyo interior se genera la mayor cantidad de la energía necesaria para mantener la vida de la célula, una energía derivada de los productos resultantes del desmenuzamiento de la glucosa (glicólisis).

    El retículo endoplásmico rugoso es un sistema de membranas, a las que se adhieren ribosomas, donde ciertas proteínas son sintetizadas.

    El retículo endoplásmico
    liso no tiene ribosomas y solo sintetiza hidratos de carbono y lípidos.

    Los ribosomas son orgánulos (órganos diminutos) donde se sintetizan las cadenas formadas por proteínas, llamadas polipéptidos. Un ribosoma consta de dos unidades, cada una de ellas formada por una mezcla de proteína y de ARN. La porción proteica es sintetizada en el citoplasma y se combina con el ARN en el nucleolo.

    Los centriolos, ausentes en las células vegetales, son complejas estructuras, parecidas a cilindros huecos, formadas por microtúbulos, que forman parte del citoesqueleto celular, y que son esenciales para la formación de cilios y flagelos. Un par de centriolos, embebidos en una matriz de proteínas –conocida como el material pericentriolar– forma el centrosoma, que es el organizador más importante de la disposición de los microtúbulos en el citoplasma de la célula animal. Cuando las células proliferan los centriolos se duplican en cada ciclo celular, mientras que en algunos tipos de células especializadas pueden formarse simultáneamente centenares de cuerpos basales .

Comentarios

avatar-WOODROW
WOODROW 08/08/2011

GRACIAS ES DE MUCHA UTILIDAD TODA ESTA INFORMACION

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Comer nueces puede ayudarte a evitar la pérdida de cabello

Las nueces, ricas en ácidos grasos omega 6, mejoran la microcirculación sanguínea en el cuero cabelludo.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS