La clave de la longevidad, en los genes

La presencia de uno o varios genes podría ser el factor responsable de que una persona llegue a vivir muchos años.
Autor/es: Cristóbal Pera
Actualizado el 11/02/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Vivir más allá de los noventa años no es sólo cuestión de buena salud. La genética puede tener mucho que decir en ello, según revela un trabajo del Howard Hughes Medical Institute-Genetics Division y de la Universidad de la Universidad de Harvard, (Boston, EE. UU.) que ha analizado el ADN de más de 300 individuos de familias en las que se demostró una longevidad excepcional.

La herencia genética influye, como los hábitos de vida, en los años de vida de cualquier persona.

La investigación ha hallado en el cromosoma 4 una pequeña región (que puede contener de 100 a 500 genes), probablemente relacionada con la longevidad de determinadas familias. Se estaría, así, relativamente cerca del gen o genes humanos cuya presencia influiría genéticamente en el incremento excepcional de los años de vida.
 
Vivir más y mejor
Aunque se desconoce cómo este hipotético gen o genes de la longevidad podrían funcionar, los autores de este estudio apuntan la hipótesis de que como casi todos los longevos en los que han realizado su estudio se encontraban en buen estado de salud, el presunto gen podría actuar suprimiendo o retrasando enfermedades asociadas con el envejecimiento.

Como subraya uno de los miembros de este equipo de investigadores, 'no estamos tratando de encontrar la fuente de la juventud, sino la fuente de la que podría depender envejecer bien', o lo que es lo mismo, con una calidad de vida aceptable.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences (2001)

Comentarios

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

Un puñado de frutos secos puede aliviarte el dolor de cabeza

El calcio y magnesio de frutos secos como las avellanas, almendras o nueces ayudan a las conexiones nerviosas.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS