Vida sana, células jóvenes

Seguir una dieta equilibrada y practicar ejercicio regularmente puede retrasar el envejecimiento y proporcionar una mayor calidad de vida.
Autor/es: Cristóbal Pera
Actualizado el 19/02/2010
Compartir en:
Facebook Twitter Menéame
 
Se demostraría así la asociación entre la adopción de un estilo de vida saludable y la disminución del ritmo del natural deterioro biológico. Esto ocurriría como consecuencia del incremento de los niveles de una enzima conocida como telomerasa, cuya función es reparar y alargar los telómeros de los cromosomas celulares. En los individuos sanos, éstos no se acortan de manera significativa hasta edades avanzadas gracias a la presencia de esta enzima. Todo esto es lo que se desprende de un estudio de la Universidad de California (EE. UU.).
¿Qué son los telómeros?
Los cromosomas de las células están protegidos en sus extremos por unos capuchones biológicos cortos (parecidos a los que protegen los extremos de los cordones de los zapatos para que no se deshilachen). Estos capuchones están formados por breves y repetidas secuencias de ADN a las que se denomina telómeros.

Frenar el ritmo del deterioro biológico es posible.

Ellos son los responsables de preservar la integridad de los genes contenidos en los cromosomas durante el proceso de replicación del ADN en cada división celular. En el momento de nacer, la longitud de los telómeros de los cromosomas de las células somáticas (las que no son germinales, como los óvulos y los espermatozoides) varía de una persona a otra, pero cada vez que una célula se replica, la célula hija obtiene unos telómeros algo más cortos que los de la célula progenitora.
Activar la telomerasa
En la investigación estadounidense participaron 30 pacientes a los que se había diagnosticado, mediante biopsia, un cáncer de próstata de bajo riesgo. Se les propuso un cambio en su estilo de vida, consistente en la adopción de la dieta mediterránea combinada con ejercicio físico regular durante tres meses. Se midió la actividad de la enzima telomerasa al principio de la investigación y cumplido este periodo: ésta se incrementó un 29% en los 24 participantes que siguieron las pautas de alimentación y ejercicio propuestas.

Fuente: The Lancet / Oncology
 

Comentarios

Su pregunta y/o comentario y el nombre de usuario facilitado, podrán ser publicados y visibles para todos los usuarios de este sitio web.

Los datos solicitados en los campos marcados con * son obligatorios.

¿Sabías que...

El zumo de cereza ayuda a la recuperación tras el ejercicio

Esta fruta tiene propiedades antioxidantes que actúan tras las rutinas de musculación.

Más información...

Síguenos en:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • RSS